Oslo, 31. August

Oslo 31 augustEl 31 de agosto es el último día de verano para los noruegos, cierran las piscinas y se preparan para un invierno con menos horas de luz.

Así se titula esta película intensamente poética que expone, sin dramatismos, diferentes crisis existencialistas a través de sus personajes. La angustia vital de la vida burguesa, de padres que nos han dado una educación instruida, que nos enseñaron filosofía, literatura, a apreciar la  elocuencia y nos apuntaron a clases de piano. 

Una maravillosa oda al tiempo perdido, a los amigos que dejaron de serlo, a las expectativas fallidas, al amor que nos traicionó y que también nosotros traicionamos. A la soberbia de la juventud, a los “buenos tiempos” que, en realidad, de buenos tuvieron poco.

34 años, guapo, inteligente, sensible y en desintoxicación. Así es Ander, protagonista de esta película que nos transporta Noruega por un día, de un modo delicioso.

Es verano en Oslo, pero hace frío. Seguimos al protagonista desde su centro de desintoxicación a un río, al más puro estilo Virginia Woolf. Se mete diferentes piedras en los bolsillos, abraza otra grande y camina desesperado pero sereno hacia la profundidad, con la más pura certeza de que así acabará su vida. No puede. Nos va a regalar un día más con él. Un 31 de agosto en el que se acabará el verano y empezará otra etapa, una última oportunidad.

Me gustó especialmente el encuentro con un ex-compañero de fatigas. Ese con el que compartiste las primeras juergas, comenzaste a probar otros sabores de la noche, que se ha convertido en padre de dos hijos, con una pareja estupenda, lista, guapa, rubia. Por un momento, pensamos que estamos ante el modelo idílico de felicidad pero -afortunadamente- cuando ambos se quedan a solas, este personaje nos confiesa una vida plagada de rutinas, vacía de sexualidad, en la que el ocio se reduce a quedar con otros padres que le caigan bien a la madre de sus hijos y fingir que se divierten. A lo máximo que aspira es a poder tomarse dos copas de vino. No sabes a quién compadecer, si al politoxicómano deprimido públicamente o al padre que parece tener una vida perfecta, lejos de ser así su percepción.

[Me pregunto si en Noruega se expresan así de honestos cuando en conversaciones se confiesan grandes miedos como “nadie me necesita”, “no tengo nada en la vida” o “no se qué siento por mi pareja”, que nos atormentan en tantas ocasiones, sin que realmente lo aceptemos y mucho menos confesemos públicamente.]

Otro gran momento es cuando Ander se sienta en una cafetería solo, escuchando esas conversaciones vecinas de bar entre amigos, carcajadas vacías, susurros y encuentros inesperados. La cámara nos enfoca a dos chicas trabajando con sus portátiles, una le lee a la otra lo siguiente:

Quiero casarme, tener hijos, viajar por el mundo, comprar una casa. Tener vacaciones románticas. Comer helado todo el día. Vivir en el extranjero, alcanzar y mantener mi peso ideal. Escribir una gran novela. Mantener el contacto con los viejos amigos. Atraer la atención sobre algo importante, que la gente lo escuche. Tirarme en paracaídas, bañarme desnuda, volar en helicóptero. Tener un buen trabajo que me ilusione a diario. Quiero una proposición única, romántica, dormir a cielo abierto. Pasear por Besseggen, salir en una película o en el Teatro Nacional. Ganar una fortuna en la lotería, hacer útiles los asuntos cotidianos. Y ser amada.

Una chorrada, pensaréis. Pero, ¿no son estos grandes tópicos los que condicionan nuestras expectativas vitales y que nos amargan la vida porque nunca es suficiente? ¿Por qué percibimos nuestras vidas con insatisfacción permanente?

Con ese regusto amargo y frío nos deja esta película. Y con ganas de ver más cine europeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s